Etiquetado: vivir en japón

Yo también quiero un novio japonés… Ligar y empezar una relación

Chicos japonesesNo, no me he vuelto ni loco ni he salido del armario.

El título hace alusión al sentimiento de muchas de las lectoras del blog que sueñan con algún día compartir algo más que palabras con el japonés de sus sueños.

Muchas veces me apetece hablar de temas que no conozco y mi sentido común me frena los pies. No voy a caer, al menos deliberadamente, en el error de hablar de cosas que desconozco o que no he vivido en primera persona. Lógicamente todo lo que yo dijera sobre como ligar con hombres sería (espero) erróneo y carente de interés.

Aquí en Kansai, tenemos una revista gratuita, en inglés, que se llama Kansai Scene, suele estar escrita por residentes anglosajones que escriben sobre temas relacionados con Japón, ya sean culturales o de ocio. Tengo un montón de revistas guardadas en casa que seguro que servirán de inspiración para más de un post.

El caso es que hoy, revisando la KS de este mes me ha llamado la atención el artículo de una inglesa que explica como es la relación de una occidental con un japonés y se encarga de desmontar algunos mitos que circulan en torno a los chicos japoneses – que pena que los temas sexuales no los toque, estos puritanos…

Sigue leyendo

San Valentín en Japón

san valentin

Como verás en el video, el día de San Valentín en Japón es un poquito particular. El espíritu es el mismo, pero históricamente se ha desarrollado de forma diferente al resto del mundo. Aquí son las mujeres las que toman la iniciativa y regalan dulces a las personas que quieren, a las personas que quieren querer y a las personas que no quieren pero que deben… ¿querer?, ¿considerar?

Vamos que si te das una vuelta por cualquier ciudad japonesa hoy o los días previos al 14 de febrero te encontrarás con un montón de mujeres “invadiendo” centros comerciales y tiendas especializadas en busca de todo lo que necesitan para preparar unos dulces caseros. Desde los ingredientes más sencillos a los artefactos más aparatosos.

Sigue leyendo

De bicicletas, médicos y persecuciones policiales

Bicis

Con tanto proyecto entre las manos, videos, redes sociales y demás historias se me está olvidando lo que es en realidad este blog: un diario personal.

Llevamos en Osaka viviendo ya algo más de un mes, y son ya poco más de dos meses desde que llegamos a Japón. Hay que ver como pasa el tiempo.

Todavía es pronto para hacer valoraciones pero las primeras impresiones son muy buenas. Nuestro apartamento es bastante acogedor, totalmente reformado (estrenamos la reforma nosotros) y situado en una zona realmente conveniente (べんり). Andando, tardo sólo 5 minutos en llegar a la estación de Namba o Nipponbashi, 10-15 minutos a Shin-sekai, y si utilizo la bici, me planto en 25 minutos en Umeda. Vamos, que lo tenemos todo cerca.

Ya sabes que Japón es un país donde se utiliza mucho la bicicleta y a diferencia de otros países, como el nuestro, aquí se puede circular prácticamente por donde te venga en gana. No hay día que no me acuerde de las estúpidas sanciones y multas que la policía local española reparte entre los ciudadanos por circular por la acera ¿estamos locos? En Japón, únicamente en el área metropolitana de la capital se acumula prácticamente la totalidad de los habitantes del territorio español (36 millones por 47 de España), y muchos de éstos circulan diarimente por la acera, asfalto o por donde pueden, y con un poquito de respeto y educación no pasa nada de nada.

Sigue leyendo

Entrevista en La noche de COPE

Osaka

El otro día me escribieron de la COPE, en concreto de La noche, programa que se emite todos los días de madrugada.

Me comentaron que tenían una sección todos los sábados sobre los diferentes españoles que se habían animado a emigrar al extranjero y me preguntaron si me podían entrevistar la noche del 1 de diciembre.

Les contesté que igual no era la persona más apropiada porque total llevaba aquí un mes y ni siquiera había empezado a buscar trabajo. Les dije que hace un par de años había vivido unos meses en Tokio, pero que esa era mi única experiencia.

Respondieron que no había ningún problema, al contrario, sería un testimonio interesante para ver como es la experiencia de marcharse a vivir fuera.

Sigue leyendo

Video guía de Japón #11 Ikebukuro

Ikebukuro es una de las zonas de ocio preferidas por los jóvenes japoneses. Allí abundan centros comerciales como Seibu, Parco, Tobu o grandes tiendas como Bic Camera, Yodobashi Camera, Yamada Denki o Loft.

El complejo de ocio más conocido es sin duda Sunshine City, formado por cuatro edificios y un buen número de tiendas y restaurantes. Su edificio central, Sunshine 60, tuvo el honor durante muchos años, de ser el edificio más alto de Japón con sus 240 metros de altura.

Alberga, entre muchas cosas, un museo, un hotel, un acuario o un planetario.

También es conocido Ikebukuro por ser el punto de destino de las chicas otaku, aficionadas al manga y al cosplay en general, y al Yaoi en particular.

Sigue leyendo

Un Yakiniku en Kobe

El pasado 12 de noviembre fue el cumpleaños de Asami y mis suegros nos invitaron a cenar un Yakuniku cerca de casa, en el barrio de Rokko-michi. Era la primera vez que lo probaba y me hacía especial ilusión.

Tras el experimento con el chankonabe en Kioto he pensado en editar pequeños videos cada vez que vaya a un restaurante a comer algo especial. Estos videos los iré agrupando en una nueva sección del blog: El arte de comer.

El Yakiniku no deja de ser la barbacoa de toda la vida pero adaptada al modelo japonés, con el atractivo de poder disfrutarla en una mesa con amigos dentro de un restaurante. Al igual que el Nabe o Sukiyaki, el Yakiniku es un acto social, para disfrutar con familiares y amigos, sentados en torno a la comida bebiendo cerveza.

Sigue leyendo

Alquilar un piso o como perder tus ahorros en 7 días

Hace tres días dejamos la entrada para el alquiler de nuestro nuevo piso en Osaka. El proceso está siendo un poco complejo y costoso pero he de decir que hemos tenido un poco de suerte.

El primer afortunado soy yo, porque siendo extranjero, sin hablar demasiado japonés y con unos ahorros bastante limitados, si no hubiera tenido cerca a mi mujer y familia, hubiera sido muy, pero que muy difícil. Un día de estos os hablaré de las numerosas contradicciones en los que un gaijin (extranjero) se las tiene que ver cuando vive en Japón.

Para que os hagáis una idea de que va esto, porque en Japón las cosas funcionan un poco diferente.

Cuando vivía en Valencia, y quería cambiar de vivienda normalmente contactaba con algún particular (intentaba evitar agencias inmobiliarias) visitaba el piso y si a ambos nos parecía bien,pagaba una fianza y como mucho un mes de alquiler y hasta luego Lucas. En mi etapa en Estados Unidos fue algo similar, visité a un particular que se anunciaba en Craigslist, pagué una fianza equivalente al alquiler y a vivir. Si cuando vencía el contrato o decidía mudarme, si todo estaba en regla, se me devolvía la fianza. Fin de la historia.

Sigue leyendo

Trabajar en el país nipón

Seguro que muchos de vosotros estáis pensando en ir a Japón. Algunos pensáis visitar las principales ciudades japonesas, otros dedicar un poco más de tiempo ( y dinero) y explorar mucho más a fondo el país, pero otros pocos, tenéis en la cabeza ir a buscar trabajo en Japón e intentar quedaros de manera indefinida.

En esta entrada os contaré un poquito mi experiencia viviendo y buscando trabajo en Tokio. Todo lo que cuento es únicamente mi opinión personal, basada en las cosas que viví y que comprobé con mis propios ojos. Por supuesto hay excepciones y muchos factores que se me escapan.

La primera vez que fui a probar suerte a Tokio era simplemente un turista con un permiso de 3 meses ( los españoles tenemos derecho a permanecer 3 meses en Japón únicamente con el pasaporte, pero sin derecho a trabajar de forma legal), muy diferente a mi situación actual, que llego con el visado de cónyuge bajo el brazo.

Una vez allí, empecé a elaborar la estrategia para conseguir alguna entrevista de trabajo. Dividí mi eje de acción en dos sectores, el académico ( escuelas de idiomas) y el audiovisual ( productoras, medios de comunicación).

Sigue leyendo

Un esquilado apurado en Shimbashi

Llevaba casi dos meses en Tokio y no quería darme cuenta de que necesitaba un corte de pelo. Me decía a mí mismo que en en un país como éste, poco importaba ese flequillo tan exagerado. Pero la verdad es que aquello ya cantaba.

Tenía mis razones para no querer acercarme a una peluquería japonesa. Por una parte, el idioma que, aunque después de un par de meses allí podía defenderme bastante bien,  era totalmente estéril en materia de estilismo, y por otra, la económica, mi cuenta bancaria iba disminuyendo exponencialmente y el trabajo no llegaba. Por si fuera poco, tenía entendido que en un “hair salon” japonés era prácticamente imposible gastarse menos del equivalente a unos 40 euros. Vamos dos o tres veces más de lo que pagamos los hombres en España.

No sé como surgió, pero un día, navegando entre foros de extranjeros en Japón, me encontré con una cadena de peluquerías que cortaban el pelo en tan sólo diez minutos, y a un precio muy económico: 1000 yenes, es decir, unos 10 euros.

En otras circunstancias, ni me lo hubiera planteado. Siempre he sido un poco maniático para estos temas y que un señor o señora que no habla mi idioma, ni nada que se le parezca, me cortase el pelo en diez minutos me sonaba a película de terror de la Hammer.

Sigue leyendo

Un onsen en Kobe y la sorpresa de Paul

Salí de la estación de Kyoto dirección a Kobe, no recuerdo bien si viajaba en tren bala o en la línea Tokaido, pero recuerdo que no fueron más de 50 minutos.

Iba cargado con mi maleta tamaño familiar, mi MacBook pro, mi traje, los zapatos que había comprado en Shibuya unos días antes y por supuesto la mochila con mi cámara y ópticas. Posiblemente en otro país hubiera viajado estresado, intranquilo, pensando en todo lo que llevaba encima y viajando con el miedo en el cuerpo. No en Japón.

Bajé en la estación de Sannomiya, donde había quedado con una amiga virtual que conocía de una página de intercambio de idiomas, Asami. Era la primera vez que veía a la que ahora es mi mujer.

Me acompañó a mi hotel, ella misma se había encargado de hacer la reserva, muy moderno y con onsen (balneario). La habitación era perfecta para un salary man o un viajero que estaba de paso, independiente, pero que en lugar de puerta tenía una gran cortina. Pagué el equivalente a 50 euros, sesión de onsen incluida.

Sigue leyendo