Etiquetado: trabajo en japón

¿Por qué me gusta vivir en Japón?

niños kioto baja

El pasado mes de noviembre se cumplieron tres años desde nuestro asentamiento en Japón, del día que llegamos para quedarnos. En esas primeras semanas ya conté por aquí como era eso de la burocracia japonesa o las dificultades que suponía alquilar un piso en este país.

Ha llovido bastante desde entonces, mucho, y no lo digo únicamente como recurso narrativo.

Cuando vives en un país que no es el tuyo, cada día aprendes algo. A veces cosas que son constructivas, a veces cosas que no sirven para absolutamente nada más que para interiorizar ciertos aspectos de la sociedad con la que compartes espacio.

Hoy, casi despidiendo al año 2015, comparto una reflexión contigo y pongo sobre la mesa una serie de motivos por los que pienso que los aspectos positivos de la vida en Japón tienen más peso en la balanza de las conclusiones.

Sigue leyendo

Anuncios

Un onsen en Kobe y la sorpresa de Paul

Salí de la estación de Kyoto dirección a Kobe, no recuerdo bien si viajaba en tren bala o en la línea Tokaido, pero recuerdo que no fueron más de 50 minutos.

Iba cargado con mi maleta tamaño familiar, mi MacBook pro, mi traje, los zapatos que había comprado en Shibuya unos días antes y por supuesto la mochila con mi cámara y ópticas. Posiblemente en otro país hubiera viajado estresado, intranquilo, pensando en todo lo que llevaba encima y viajando con el miedo en el cuerpo. No en Japón.

Bajé en la estación de Sannomiya, donde había quedado con una amiga virtual que conocía de una página de intercambio de idiomas, Asami. Era la primera vez que veía a la que ahora es mi mujer.

Me acompañó a mi hotel, ella misma se había encargado de hacer la reserva, muy moderno y con onsen (balneario). La habitación era perfecta para un salary man o un viajero que estaba de paso, independiente, pero que en lugar de puerta tenía una gran cortina. Pagué el equivalente a 50 euros, sesión de onsen incluida.

Sigue leyendo

Perdido como Bill Murray en Lost in translation


El lunes pasado fui invitado a cenar en una casa japonesa.

Gustosamente me ofrecí a cocinar la cena y por supuesto todos los platos estaban compuestos por recetas españolas. No tenía mucho tiempo para preparar todo por lo que tiré por el atajo de las tapas, que siempre funciona y es muy del gusto del japonés ( les encanta disponer en la mesa muchos platos diferentes).

Brandada de bacalao ( tara en japonés), patatas bravas con allioli casero y pimentón picante de la Vera ( hombre precavido), croquetas caseras de jamón y unos montaditos de queso de brie con cebolla caramelizada (no encontré queso de cabra).  Al parecer,  la cena triunfó como la Coca-Cola (la acompañamos con un vino chileno que no estaba nada mal) y rápidamente saltaron un par de ofertas de trabajo.

Uno de los comensales resultó ser el dueño de una empresa de trajes y me preguntó si podía hacerle las fotografías del próximo catálogo (esto aún sigue en el aire), otro tenía un negocio relacionado con los libros electrónicos y quería que yo me ocupara de la portada (video de 15 segundos) del próximo libro, si no me equivoco, sobre Tadashi Kakinuma, un chef japonés, bien considerado, famoso por sus pizzas estilo napolitano. Nos citamos para el próximo sábado, es decir ayer.

Sigue leyendo