Los placeres del barrio rojo de Tobita

barrio rojo Tobita
Si hay algo que me ha impactado, que me ha dejado “tocado” desde que vivo en Japón, ha sido Tobita Shinchi, el barrio rojo de Osaka y me atrevería a decir, de Japón.

Recuerdo perfectamente aquella tarde que cogí la bicicleta y me dirigí a Shin Sekai.

Me habían contado que por ahí cerca era fácil encontrarse con prostíbulos, e incluso con mujeres invitando a los clientes de la más antigua de las profesiones y, como no, tenía que comprobarlo por mí mismo.

Salí del principal shoutengai– pasaje comercial- del barrio y me encontré de cara con la realidad, la cual superaba con creces mis expectativas.

Frente a mí, un punto y aparte, un verdadero pueblo dedicado al placer.

No he vuelto desde entonces, pero creo recordar que conté cuatro o cinco manzanas dedicadas exclusivamente a este tipo de negocio. Las calles relativamente estrechas, bien iluminadas, y a ambos lados, los locales.

Tobita Shinchi

Tobita Shinchi, un barrio encantadoramente “normal”.

Una pequeña habitación-patio abierta al exterior donde una mujer, normalmente de muy buen ver y vestida con ropa sugerente, acompañada por su mama-san – lo que en occidente conocemos como la “madame”- muestra sus encantos y nos invita a conocer la parte superior del local.

¡Hai, douzo! (adelante, por favor) o incluso un ¡hello! nos darán la bienvenida.

Créeme, es realmente impactante ver como una mujer sorprendentemente sexy- alguna de ellas podría protagonizar una película de adultos japonesa- te sonríe, sentada sobre sus rodillas en una almohada, en el tatami, iluminada con un pequeño foco de luz, que resalta todavía más su figura y acentúa ese efecto de extrañamiento.

En España, cerca de la casa de mis padres, muchas mujeres se ganan la vida de esta forma, con lo que estoy acostumbrado a que me persigan, literalmente, a la voz de “hola guapo”, “chupa chupa”, “follamos” u otras delicadezas. Ahora bien, encontrarme con esta escena, casi de tiempos remotos, de geishas y flores de loto, me dejó sin habla.

Un poco de historia

Tobita Yûkaku- el distrito de los placeres de Tobita o Tobita Shinchi- el nuevo lugar o tierra de Tobita es desde 1916, uno de los principales barrios dedicados a la prostitución de Japón junto al tokiota Yoshiwara.

Tradicionalmente, las prostitutas ejercían su trabajo muy cerca de la actual Tobita, en Namba, pero un gran incendio sucedido en 1912, hizo que las autoridades pensaran en levantar un nuevo barrio dedicado únicamente a estos propósitos y, de esta forma, urbanizar nuevamente Namba. Así se cumplían dos propósitos, dar una nueva vida a Namba- hasta convertirse en la ciudad de ocio que es actualmente- y tener controlado el negocio de la carne en un mismo espacio.

Tobita fue construida sobre 7500 metros cuadrados y llegó a congregar un total de 275 prostíbulos con unas 4000 prostitutas en la década de los pasados años 20.

Lógicamente, con la llegada de progreso y la apertura se tenían que tomar medidas. La prostitución ya no era algo -abiertamente- aceptable. Así lo marcaba la ley anti-prostitución de 1956 y estos locales tenían que desaparecer o reinventarse.

Antigua fotografía de Yoshiwara

Estos prostíbulos se convirtieron en soaplands, locales donde se ofertaba un servicio de baño y relax con mujeres que lavaban el cuerpo a los clientes, escondiendo un servicio mucho más completo. Aquí hablé un poco de este tipo de negocios sexuales.

A nadie le parecía importar demasiado que en estos soaplands se practicara de forma encubierta la prostitución, hasta que en 2008 Osaka fue elegida como sede de la cumbre del G7 y, claro, esto estaba muy feo. No fue la primera vez que la policía hizo redadas en la zona, pero sí la más drástica. Se cerraron todos los locales de este tipo, pero los dueños de unos 150- que se dice pronto- se las ingeniaron para obtener la licencia de restaurante y seguir ofreciendo sus servicios.

¿Acaso una camarera no puede tener sexo con un comensal si ambos lo consienten?

El servicio

En Japón oficialmente no existe la prostitución. La penetración es ilegal y todo el mundo te dirá que en sus locales no se practica más que masajes, masturbaciones o sexo oral- obsérvese que este tipo de prácticas no se considera sexo, lo cual, a mi parecer, es falso.

Aunque es verdad que algunos locales – y chicas- cumplen esto a rajatabla, las opciones disponibles para llegar hasta el final- formando mi criterio a través de la lectura de un par de libros y surfear en unos pocos foros de internet- son muy variadas.

Normalmente, los gaijin– extranjeros- tienen vetado el sexo pagado en Japón- el sexo gratuito ya es otra cosa- pero en Tobita parece ser que en muchos locales te dan el OK. Yo mismo, en este primer paseo, fui invitado por unas cuantas chicas que no parecían tener ningún reparo en trabajar con extranjeros.

Tobita Shinchi

La mecánica es la siguiente.

Si el local acepta extranjeros, la chica te devolverá la sonrisa y no mirará hacia otro lado. Así de sencillo.
La mama-san te invitará a entrar y si hablas japonés te dirá cuales son los precios. Si no conoces el idioma, te los apuntará en un papel.

Precios que más o menos serán estos:

20 minutos, 16.000 yenes ( 124 euros); 30 minutos, 20.000 yenes (155 euros); 60 minutos, 40.000 yenes (310 euros).

Si aceptas las condiciones, te quitarás los zapatos y subirás las escaleras detrás de la chica. A un lado de la pequeña habitación donde tendrá lugar el encuentro íntimo, habrá un pequeño baño que serás invitado a utilizar antes de empezar. Al otro lado, un futón y unas almohadas.

Te ofrecerán un té – helado en verano y unas galletas, cortesía de la casa. La chica se desnudará y lo demás te lo imaginas.

Cuando falten cinco minutos para terminarse el tiempo, sonará una alarma, y si pasado el tiempo contratado la pareja no ha bajado, la mama-san no dudará en asomarse a protestar.

Nota: Existe un barrio gay muy cerquita de ahí, donde también se ofrecen servicios para homosexuales.

El muro de los lamentos

Gake no shita ni ikanai yo
No vayáis debajo del barranco, eh – dicen los padres a los niños.

Si visitas esta parte de Osaka, a la altura de Shinsekai o el zoo de la ciudad, te darás cuenta de que existe un desnivel, una zona superior y otra inferior. Arriba, el re-urbanizado barrio de Abeno, símbolo de prosperidad en una zona muy humilde, abajo, Nishinari – uno de los barrios más pobres de la ciudad– y los prostíbulos.

Muro lamentos

Separando las dos zonas existe un muro que divide las diferentes realidades. Muro que servía para evitar que las prostitutas escaparan de su cruel destino.

La situación ha cambiado. Hoy día la prostitución en Tobita es voluntaria, las chicas reciben unos 5000 yenes por 15 minutos de trabajo- el 50% del precio acordado- pero antiguamente las chicas eran forzadas, bien porque sus padres, empobrecidos, las vendían- literalmente- bien por otras circunstancias todavía más tristes.

El muro todavía se mantiene en pie, pero su función es diferente. Ahora ya no acoge lloros y lamentos, sino que esconde las vergüenzas de un país orgullosamente civilizado.

El patrimonio

Este barrio, como puedes sospechar, tiene muy mala fama y, lógicamente no aparece en las guías turísticas, pero – más allá del valor cultural y antropológico de un lugar de estas características- esconde algunas construcciones que son verdadero patrimonio del país.

Entre tanto lupanar se encuentran algunos edificios como el Taiyoshi Hyakuban, un lujoso burdel de la era Taisho (1912-1925), reconvertido en restaurante – éste sí, de verdad- que realmente merece una visita. Su estado de conservación es bastante discutible, debido a que fue construido cuando este negocio era realmente próspero y no se reparó en ningún gasto. Ahora sería muy caro restaurarlo con los mismos materiales y se ha optado por dejarlo como está. Se sirven comidas pero sólo se aceptan clientes con reserva.

Taiyoshi Hyakuban

Taiyoshi Hyakuban

Taiyoshi Hyakuban

Conclusión y opinión

Este post es tan sólo un pequeño ensayo pseudoperiodístico, sin ánimo de apología a la prostitución.

Mi único objetivo es mostrarte que ocurre a un par de kilómetros de mi casa.

Pienso que éste es un tema muy delicado y es difícil opinar sobre él. Ocurre algo similar con las drogas duras, el alcohol o el tabaco. Elementos que han acompañado al ser humano desde tiempos pretéritos y en mi opinión, es inútil prohibirlos. Si no que pregunten a los norteamericanos que tal les fue la ley seca de 1920.

No tengo ni idea si la mejor solución sería legalizarla, pero desde luego mirar hacia otro lado y de esta forma dar vía libre a mafias y todo tipo de mercadeo de mujeres me parece lamentable.

Independientemente del interés que tenga cada uno en explorar estos ambientes, no cabe duda de que conocer un poco sobre la historia de Tobita u otros barrios de este tipo, e incluso conocerlo de primera mano, me parece un ejercicio muy recomendable y necesario, especialmente para aquellos que no se conforman con escuchar únicamente la cara A del disco de éxitos…

Cómo llegar:

He utilizado fotografías de:

Gigazine

Propeller TV

Photo Geographers Asia

Anuncios

  1. geek4a

    Pues interesante y polémico asunto.

    No sabía que hubiera un barrio de este tipo allí en Japón. Fui a Kabukicho en Shinjuku, por curiosidad, pero no me gusto el ambiente la verdad. Tampoco que en cada esquina hubiera un tipo intentando convencerme de las bondades de sus chicas… Pero supongo que es lo normal de estos sitios.

    Este tema es muy delicados. Las mujeres hacen este trabajo sin ninguna obligación? Mientras no haya ninguna chica que sufra por realizarlo ( a mi me cuesta entender que alguien haga este trabajo por gusto, nunca mejor dicho), supongo que no habría problema.

    Como se suele decir no se pueden poner puertas al campo. Pero que sea tan evidente…

    Lo que sí demuestra esto es la hipocresía del ser humano. Se hacen leyes que prohíben la penetración (totalmente ineficaces) y no se intenta regular de alguna forma. Que se que tiene una solución difícil pero alguna tiene que haber.

    Bueno enhorabuena por el artículo. Un saludo!!

    • Creativo en Japón

      Gracias Álvaro, me alegro de que te haya gustado.

      Estas chicas, que yo sepa, trabajan por voluntad propia. En esta zona son casi todas japonesas y creo que no las fuerza nadie.

      Supongo que estará metida la yakuza y ahí se me escapa si hay algo más, a saber, es un mundo tan oscuro que quien sabe… También supongo que habrán chicas de otros países asiáticos que vengan engañadas o forzadas pero, una vez más, no en este barrio.

      Sí, mucha hipocresía.

      Como dije en el post, es difícil formar una opinión sobre el tema, por lo que yo, un poco como tú, mientras trabajen por voluntad propia y reciban un buen dinero a cambio que hagan lo que quieran ¿no?

      ¡Saludos!

    • Jose Luis Cocoliche

      Mejor así, medio regulado tipo Holanda, que no como en España y muchos países, en plan rotondas, polígonos de las afueras sin ningún tipo de seguridad.
      Yo en Ámsterdam e llegado a ver ,consulta medica en la zona roja, donde las chicas, acudían después de su trabajo para revisiones y demás temas.

  2. japangaijin

    ¡bravo!
    hace muuuucho tiempo que no disfrutaba con un post sobre Japón como este. No creo que encuentre nada parecido a parte de algún americano de hace bastantes años.
    De todo el texto, yo me quedaría con dos trozos…
    “Si el local acepta extranjeros, la chica te devolverá la sonrisa y no mirará hacia otro lado”
    Y cuando hablas del muro que dividía la zona de prostitución y la zona de la clase bien. Un ejemplo más del nihon ura (todo lo oculto y bajo) y el nihon omotte (lo visible y correcto).
    En muchas cosas Japón está atrasado incluso comparándolo con España, pero creo (es mi opinión) que en el tema de la prostitución nos llevan años (perdón por la expresión). Puede ser que las chicas estén “obligadas” a prostituirse, pero mira, creo que todo está muy bien llevado y administrado. Quien va a estas zonas, sabe a lo que va. Y si te mantienes al margen, no hay problema alguno.

    • Creativo en Japón

      Gracias Jordi 🙂 me alegra que te hay gustado tanto.

      Pues la verdad es que tienes razón. Más allá de unos cuantos datos que cojo de aquí y de allá, un par de testimonios, no sé realmente lo que se cuece dentro de este mundillo, pero, salvando la hipocresía y la “alegalidad” del tema, da la sensación de que es un mundillo un poco más luminoso que en otros países. Como dices, no sé si habrán chinas – o incluso japonesas obligadas- pero me da la sensación de que es una profesión bastante bien organizada.

      Incluso si vas a estas zonas -igual en Kabukichoo son un poco más pesados- nadie te molesta y no te sientes amenazado o bajo peligro. Algo que no se puede decir de las zonas relacionadas con la prostitución en España, por ejemplo.

      Gracias por tus comentarios, siempre aportan algo interesante 😉

      ¡Saludos!

  3. Mayu

    Muy interesante!!!

    A mi la prostitución en general me da pena y me cuesta creer que las chicas (o incluso los chicos que has comentado ofrecian servicios para homosexuales) no estén obligados a trabajar de eso.
    También es muy curioso que no estén contempladas la masturbación y el sexo oral como sexo, eso no lo sabía. Supongo que a su manera querrán limitar la prostitución sin prohibirla.
    La verdad es que tal y como lo cuentas hay bastante diferencia en como se ‘vende’ la prostitución allí que por lo menos no hacen eso de seguirte y decirte cosas raras por la calle.
    Pero bueno, a fin de cuentas me parece triste porque creo que hay una gran trama detrás de quién ejerce (para mi de forma obligada) y me parece inmoral este tipo de consumición.

    Gracias por el post!! 🙂

    • Creativo en Japón

      Gracias, me alegro de que te haya resultado interesante ^^

      Mujer, cobrando 20000 yenes por 60 minutos (yo cobro 2500 y no es un mal sueldo) a mi no me cuesta nada creer que haya gente que quiera dedicarse a ello 😄

      Está claro que hay casos y casos. Como comentábamos antes Jordi y yo, nos da la sensación de que en Japón este trabajo está bastante organizado y aunque haya alguna mafia detrás, las chicas están protegidas y cobran un buen dinero por su trabajo. No te sé decir si en Japón hay chicas forzadas a ejercer la prostitución- puede ser que ocurra con chicas chinas o filipinas- pero por lo general creo que no es como en España u otros países, donde “secuestran” a chicas del este de europa o africanas y las tienen casi como esclavas…

      Saludos

    • john

      a mi la prostitución me da pena por los hombres que asistimos y no tenemos otra alternativa, y no por las mujeres que lo hacen para ganarse un buen dinero.

  4. danikaze

    Muy interesante.
    Aunque sería más interesante, como buen aficionado a la fotografía, si se pudiese hacer un reportaje gráfico.
    Una lástima que no esté permitido. A mi para empezar me daría miedito sacar la cámara ahí xD

    • Creativo en Japón

      ¡Gracias! Pues sí Dani, estaría muy bien poder sacar la cámara, pero como dices son muy estrictos para ese tema… Miedo no sé, puede ser. A mi lo que me da cosa es fotografiar a gente que seguramente no quiere hacer público su trabajo… ¡Saludos!

  5. Diana R.

    Hola David, con tus fotos no pude dejar de recordar mi viaje por Amsterdam… impresionante que en Japón no estén las vitrinas de cristal ofreciendo a este detalle otro ambiente al de Holanda. Bueno y con la paga me quede con el ojo cuadrado por la diferencia de salarios! Es difícil emitir un comentario en contra o en pro (cada quien tiene su propio criterio)
    Gracias por tu ensayo.

  6. Konamiman

    La primera vez que fui a Japón, en 2001, un conocido japonés se ofreció a enseñarme lugares interesantes de Osaka durante un día. En un momento dado me dedica una sonrisa pícara y me dice “Y ahora te voy a llevar a un lugar donde seguro que tu novia [japonesa] no te ha llevado”. Bingo, era el barrio de Tobita.

    La verdad es que sí que me quedé alucinado de ver un entramado de prostitución tan bien organizado, tan pulcro (a años luz de la sordidez que tradicionalmente asociamos a esta actividad en occidente) y sobre todo, tan abierto y poco disimulado. Pero bueno, qué queréis que os diga: el oficio más antiguo del mundo no va a desaparecer mientras no lo haga la propia humanidad, así que si realmente todas las profesionales son mayores de edad y se dedican a eso voluntariamente, pues mejor así que no en plan clandestino.

    En un momento de la visita dado crucé la mirada con una de las señoritas. No sólo me sonrió sino que me dedicó una amplia reverencia. Creo que estaba más que dispuesta a aceptar clientes extranjeros. 🙂

  7. XabierSD

    ¡Se nota que has investigado eh! La verdad es que en todo el mundo se toman los barrios rojos como “la vergüenza de la ciudad”, pero yo no creo que sea así. Sinceramente, nunca he estado en un barrio así, ni tengo edad como para ir, (que tampoco esta en mis planes ir), pero es un trabajo como otro cualquiera e ilegalizarlo no es la solución. Aunque legalizarlo sería también un beneficio, mirandolo de otro modo sería un inconveniente, y me refiero economicamente. Está demostrado que al ser humano le atrae lo prohibido, y los servicios de prostitución, al igual que el alcohol (en el caso de menores), el tabajo (menores también) y la droga están prohibidos y su consumo es muy extenso. Ahora piensa, si se legalizase no habría morbo, no nos terminaría de atraer, y el consumo disminuiría. Por eso opino que en caso de haber leyes de este tipo, sea en el ámbito que sea, deberían de estar MUY BIEN hiladas y redactadas para que fuesen beneficiosas tanto para el local, el gobierno, y los clientes.

    ¡Un saludo!

    http://www.delicias-boca.com
    http://www.operacionjapon.net

    • Creativo en Japón

      Gracias por tu comentario Xabier 🙂

      Yo creo que en este caso, prohibido o no, la gente seguiría consumiendo este tipo de servicios, así que si se legalizara de una forma correcta me da la sensación de que sería más beneficioso. De todas formas, aquí parece que pese a ser ilegal la tienen bastante bien controlada y organizada…

      ¡Saludos!

      • pedro

        Una pregunta amigo, eso de prohibido la penetracion es correcto o solo es de palabra, ya que para el tipo de servicio al que vas y no dejen hacer lo principsl se me hace ilogico, perdon mi ignorancia al respecto

      • Creativo en Japón

        En Japón, a diferencia de otros países no es una práctica habitual en todos los locales. De normal está prohibido, pero por supuesto hay excepciones. A veces las chicas deciden hacerlo para ganarse un dinero extra o a veces empresas dan ese aliciente. Yo no tengo ningún tipo de experiencia en este terreno- ni espero tenerla- pero me consta que es así.

      • nicocha

        Genial nota, muy completa, me gusto mucho. Hay alguna razon en en especial por la que vos no esperes tener una experiencia como esta en uno de estos locales? o por algo que no recomiendes probar? no lo se, por una cuestion de seguridad, etc. Saludos

  8. Pingback: ¿Por qué Osaka mola más? |
  9. Pingback: Abeno Harukas, el rascacielos más alto de Japón (300 metros) |
  10. roger

    muy interesante la nota, me gusto demaciado, veo q cobran demaciado dinero wow.. cuanto es la renta aya por.un piso?? y otra preguntica mas no hay latinas en ese sitio??
    yo vivo.en hong kong y aca la prostitucion es bastante, mujeres de diferentes paises, es un caos total..

    • Creativo en Japón

      Gracias, me alegro de que te haya gustado.

      La verdad es que no tengo ni idea. Yo al menos no tengo ninguna noticia de latinas en este tipo de ambientes, pero quien sabe, supongo que algo habrá…

      Sobre el alquiler, un alquiler medio estaría entre 60.000 y 85.000 yenes al mes en Osaka, por supuesto también hay alquileres que duplican estas cantidades y puede ser que haya alguno más bajo pero esto es lo normal.

  11. Jose

    uhmm necesitaré más dinero si voy a Japon, yo soy de los que no ligo nada y al final prefiero ir y pagar por un rato de placer y creo que me sale más barato, por supuesto que también sueño con el amor pero eso es mucho pedir al final me conformo con solo sexo.

  12. Pingback: Osaka at Night | Alive in Kyoto
  13. Ignacio

    De rebote por wikipedia llegue a conocer a Tobita Shinchi. He estado en Japon 2 veces y la ultima estuve en Osaka unos 6 dias. Me dio risa porque pase caminando a pocas cuadras de ahi cuando iba de Abenoharukas a Tsutenkaku sin saber que estaba cerca. Mas que ir a “pasarla bien” con alguna japonesa me hubiese llamado la atencion pues, en lo personal nunca he estado en un barrio rojo (en Chile, de donde soy, la prostitucion es ilegal y aca estamos a años luz de instaurar un barrio rojo en si). Kabuki-cho me parecio algo “agresivo” pues nunca me ha agradado que me sigan cuadras y cuadras para entrar a un lugar, sin embargo, este barrio si tiene un toque “historico” y hasta amigable con la gente. Cuando regrese, de seguro pasare a dar una vuelta
    saludos!

  14. john

    Me he acostado con más de 30 “chicas de la vida fácil”, y tengo que admitir que en Tobita Shinchi fue donde mejor la pasé, incluso podría admitir que con una de las chicas de allí, llegué a sentir algo más, hasta pagaba solo por compartir un rato con ella no necesariamente sexual, lo que nunca había hecho con otra.
    Tengo 29, soy profesional, atlético y de buen ver, empecé a visitar este tipo de chicas desde los 25 cuando me di por vencido después de sufrir tanto con las mujeres y su interés económico, al menos este tipo de chicas son honestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s