El mercado del sexo japonés. Una introducción

La prostitución en Japón es un tema muy complejo y difícil de analizar. Esta reflexión en voz alta no es más que una pequeña introducción de lo que pienso que es la industria del sexo en el país del sol naciente. Mi conocimiento se limita a lo que me cuenta mi mujer, a lo que vi (pero no experimenté) en mis meses en Tokio y mi escueto trabajo de investigación.

Aunque pagar por tener sexo ha existido en Japón desde tiempos remotos, la prostitución es ilegal en Japón. Así lo dice la ley de anti-prostitución de 1956: ” Nadie podrá prostituirse o convertirse en cliente”. Como muchos sospecháis esto es bastante ambigüo y difícil de controlar.

Es lógico que un país como éste tenga una industria del sexo tan fuerte y variada. Un país históricamente cerrado a cal y canto, hasta 1542 no llegaron los primeros occidentales documentados a Japón, desarrolla una cultura y una personalidad muy fuerte. El hecho de que el país viva en un punto geográfico tan complicado (terremotos, tsunamis, tifones…) y el mencionado “cerrazón” sin duda fue construyendo esa fuerza de voluntad a prueba de bomba, el espíritu de lucha que, junto a las creencias espirituales tradicionales, conforman un estilo de vida muy condicionado por el tener en cuenta siempre lo que piensa la persona que tenemos en frente. Esto esta presente en el idioma japonés, en las costumbres y por supuesto en la conducta.

Posiblemente la representación del yobai (asalto nocturno) en un antiguo Ukiyoe

El pensamiento constante en el otro, en el que dirán, en el “como seré visto en la sociedad” es un arma de doble filo, y muy afilada.

Una forma de vivir muy sacrificada (y estresante) que en muchos casos puede conllevar represión de menor o mayor nivel. Represión verbal, o no decir lo que uno piensa, represión conductual, no hacer lo que uno quiere, y por supuesto, represión sexual estrictamente proporcional al grado de timidez de la persona.

Fuzoku Soushi, revista erótica de los años 50

Con este contexto, tan laberíntico, no es difícil pensar que en Japón triunfen las máquinas expendedoras (puedo obtener lo que quiero sin darle explicaciones a nadie) y que su industria del sexo sea una de las más variadas y “saludables” del mundo.

Sería muy complicado condensar en un solo artículo todas las opciones sexuales del mercado, así que me limitaré a comentar un poco lo que me llama la atención y dejar el tema abierto para futuros posts.

Según la R.A.E, la prostitución es la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero. Si entendemos relación sexual como conjunto de comportamientos eróticos que realizan dos o más seres, con o sin coito, tendremos muchas dificultades para diferenciar lo que es prostitución o no en Japón.

Algunas opciones

Muñecas hinchables (Air Doll). Por supuesto, no son exclusivas de Japón, pero llama especialmente la atención la calidad e hiperrealismo de algunas de ellas. Su alto precio ha permitido la aparición de locales que las alquilan. Yo de esta agua no bebería…

El realismo es sorprendente…

Pornografía. Japón es el tercer país del mundo que más dinero ingresa (20.000 millones de dólares al año) aunque realiza unas 2500 películas al mes, no se salva de la crisis, ya que cada año va a menos. El objetivo fundamental de los videos para adultos (AV) satisfacer las fantasías de los espectadores, de ahí la variedad, de lo más natural a lo más bizarro. Desde “inocentes” jovencitas que muestran sólo un poco la ropa interior por debajo de la falda hasta las fantasías más perversas tan difícilmente comprensibles.

Clubs y Pubs. Los hay de muchos tipos dependiendo del servicio que recibe el cliente.
Los Kyabakura ( Cabaret Club) son los típicos bares de hostess, en los que chicas (o chicos) de buen ver atienden a los clientes y se toman unas copas con ellos. En principio el único objetivo del cliente es pasar el rato conversando con las chicas y el objetivo de ellas es que el cliente gaste mucho dinero en las copas. Existen también los Sexy Kyabakura, donde aquí el servicio es mucho más íntimo y personalizado. El cliente tiene derecho a besar y tocar a la chica (normalmente los genitales no están incluidos en el servicio). Algunos de estos clubs incluyen la opción de “chicas giratorias” (al estilo kaiten sushi) que se van sentando encima de los clientes durante unos minutos, que las besan y tocan hasta que se termina el tiempo y llega la siguiente.
A menudo los pubs en Japón llevan a engaño, mientras que en occidente un pub suele estar asociado al concepto de taberna, aquí suele tener connotaciones eróticas. Como los oppai pabu (los pub de tetas) o los panchira bar. En el primero las chicas van con poca ropa y/o en top-less y en el segundo, utilizan cortas minifaldas y tangas para el regocijo del cliente. En algunos locales hay espejos por el suelo con lo que resulta (todavía) más fácil explorar las intimidades de las muchachas. Se paga una pequeña cuota más las consumiciones, que suelen ser bastante más caras.

En este pub te atienden conejitas…

Los Pink Salon y los Soapland. También llamados Pinsaro, los Pink Salon forman parte del primer escalón de la prostitución japonesa (si no consideramos tocamientos de pecho y besos como prostitución). Aquí los clientes tienen derecho a felación por precios bastantes populares. No son ilegales porque en Japón el sexo oral no está considerado como prostitución. Suelen ser lugares oscuros y la higiene es muy importante (el cliente se lava las manos en la entrada con un desinfectante). Los extranjeros suelen tener la entrada prohíbida, no como un gesto racista sino para evitar problemas lingüísticos o de pago. Los Soapland, ofrecen un servicio muy similar, es decir sexo oral, pero mientras te bañas con una chica (suele ser un servicio dirigido a los hombres). Dicen por ahí las malas lenguas que algunas chicas están dispuestas a llegar más allá y ser penetradas. Por supuesto, los locales niegan todo conocimiento…

Chicas disponibles en un soapland cualquiera

Seikan Esute (o “Este” de estética). Son prostíbulos camuflados en salones de masaje. El cliente recibe un masaje “sexy” ya que a nivel sanitario tiene muy poco valor. La chica utiliza cremas y aceites y, cuando la cosa se calienta termina en sexo oral o masturbación.

Nos damos un este… digo, un masaje…

Herusu. Viene del inglés “health” (salud). Seguro que en alguna ocasión habéis visto folletos con diferentes fotografías de chicas, que pueden incluir detalles sobre su personalidad o medidas físicas. El procedimiento es el siguiente, eliges una chica y te la llevas a una habitación (hasta aquí como en cualquier otro prostíbulo internacional). Una vez allí el cliente puede jugar con ella con diferentes objetos sexuales y ser masturbado o recibir sexo oral. Se supone que nunca hay penetración pero yo no me lo creo. También existe la vertiente Derisu (“Delivery Health” o lo que es lo mismo “salud a domicilio”).

After School, chicas vestidas de colegiala directamente a tu casa

Image Rooms. También llamados “Imekura”. Las fantasías de muchos hombres hechas realidad. Desde los meido café hasta locales mucho más explicitos. Habitaciones que emulan un vagón de tren y el cliente puede toquetear a las chicas, recibir un chequeo bastante particular “a manos” de un par de enfermeras, quedarse encerrado en un ascensor con una chica de uniforme, toquetear a una colegiala en un aula escolar (aquí podríamos discutir muchas cosas), recibir un interrogatorio policial, hacer manitas en una butaca de cine o estar con chicas vestidas con diferentes tipos de disfraces.

¡Lo llenamos de chicas y a manosear se ha dicho!

Hay muchos más locales especializados, en plan sado-maso u otros gustos sexuales, pero sería imposible hablar de todos.

Otro tipo de prostitución.

Llama especialmente la atención el Enjo Kosai (literal asistencia-compañía) que se puede traducir como “citas por compensación”. No por el hecho de que una jovencita acceda a tener una cita con un hombre maduro por algún tipo de compensación económica (puede ser cenar en un restaurante caro, un bolso de marca o dinero en efectivo, por poner algunos ejemplos) ha de ser calificada de prostituta. Esto lo podemos ver en todas partes, por supuesto en España también ocurre con frecuencia. La particularidad es lo normalizadas que están estas prácticas en el país nipón. Los contactos se suelen realizar en las “chat rooms” o en los “telekura” (clubs telefónicos). Seguro que habéis visto en algún anime o leído en algún manga, como las colegialas acuden a estos clubs, regentados por la yakuza y conciertan la cita con algún cliente. Algunas chicas, incluso más atrevidas dejan su número de móvil anotado en cabinas telefónicas de barrios muy concretos. La cita puede consistir en un paseo, una cena y puede (o no) terminar en un “love hotel”. El precio puede ir desde 140 a 280 euros sin incluir el precio de la cena o los diferentes gastos.

Enjo Kosai ¿prostitución infantil?

¿Qué os parece todo esto? ¿Creéis que se debería perseguir más la prostitución, o al contrario, debería legalizarse con todas sus consecuencias? ¿ Os parece buena idea poder satisfacer las fantasías en un local o lo consideráis algo asqueroso? ¿Qué pensáis de estas colegialas? ¿Tenéis alguna amigo/a que haga algo parecido?

No dudéis en comentar, espero vuestros comentarios con mucha ilusión.

Nos leemos pronto. ¡Mata ne!

Anuncios

  1. Publicidad Japón

    Si no lo conoces ya, te recomiendo este cómic reportaje: Sex Report. Diario de un putero en Japón. Autor: Hiromi Hiraguchi.
    Si te gustan estos temas (a mi sí), te recomiendo darle una buena ojeada 🙂

  2. vanessete

    Impresionante todo lo que cuentas, no podías ser más acertado.
    Es sorprendente que haya tanto “tabu” con respecto al sexo y la prostitución en Japón cuando en realidad hay tanta variedad para elegir. Tengo amig@s japoneses, y es cierto que hablar con ellos de sexo es un poco peliagudo, si pueden evitarlo mucho mejor.
    Me han sorprendido los lugares de los que hablas, e incluso puedo entender que encuentren morboso situaciones como la habitación simulando un vagón de tren… aunque si es bastante perverso, creo que muchas de esas fantasías sexuales se ajustan a las necesidades de una sociedad con excesiva timidez, o simplemente surge por la dificultad de ser honestos con uno mismo y poder expresarse en todos los sentidos sin ser juzgados.
    Si legalizan la prostitución ese “mundo” perdería ese particular erotismo y ocultismo que lo envuelve… yo lo dejaría como está.
    Un 10 por tu entrada!

    • Creativo en Japón

      ¡muchas gracias! me alegro de que te haya gustado tanto

      Sí, es un tema peliagudo, por una parte la timidez, por otra las fantasías, al mismo tiempo la juventud empieza a perder interés en el sexo. Unas veces me parece que todo tiene sentido y otras me parece todo tan paradójico…

      • Arisu Mendez (@arisu_m)

        Un poco tarde mi comentario, pero de hecho este año hubo un concurso de ensaño para ganar una beca japonesa y el tema fue sobre como arreglar la baja tasa de natalidad en Japón… creo que es un tema complicado de abordar sin herir susceptibilidades y además, hay muchísimas cosas que los extranjeros no podemos saber o no alcanzamos a comprender de su cultura (y más en cuanto a sexo se refiere).

      • Creativo en Japón

        Sí, es un tema delicado, pero no hay que ser japonés para entender lo que está pasando. La falta de interés por el sexo, la vocación profesional, la tecnología y sobre todo la dureza de las leyes de inmigración. Por ejemplo, mi mujer por casarse conmigo tiene una tarjeta de residencia para cinco años renovable, así de entrada. Yo tengo una de 15 meses para empezar… Si abrieran un poquito fronteras y se produjera un poquito más de mestizaje seguro que nacerían más niños… Tiene sus pros y sus contras…

  3. Jaume Estruch

    Ni de lejos imaginaba que hubiesen tantos tipos distintos de “servicios” relacionados con el sexo en Japón.
    Increíble.
    Yo le eché una ojeada al cómic que dice Adrià y es bastante fuerte xD
    Si lo lees ya dirás!

    Y como dice Vanessete, yo dejaría la prostitución como está, siempre que no traten con menores :S
    Un saludo!!

  4. Robert

    Es diferente en muchas cosas a Corea pese a estar tan cerca, y en otras hay ciertas coincidencias, pero de todo tu genial post, me quedo con la última pregunta: “¿Tenéis alguna amigo/a que haga algo parecido?” me ha matao!!! xDDD

    • Creativo en Japón

      jajaja, vamos lo que viene a ser entre líneas: va, seguro que tienes algun amigo/a putillo/a que hace lo mismo pero de forma más sutil” 😄
      Poco a poco voy leyendo cosillas de tu blog, a ver si encuentro algo de este tema, me has dejado en vilo con lo de “diferente en muchas cosas”

  5. Pingback: [Desde Japón] La invasión de los ladrones… de bragas « Un creativo español en Japón
  6. nayra

    eso es lo.qcomentaba…ese mundo imaginativo q encierran en sus cabecitas pensantes. A mi me parece genial q haya este tipo de.locales…siempre q.no se.sobrepasen ciertos limites. Me pasa como con lo frances..q en algunos casos temas o negocios como estos estan exentos de.vulgaridad y le.aportan un algo de.distincion, de.gust, imaginacion y xsupuesto higiene!!!!! me.pregunto si las mujeres tambien tienen un campo tan amplio dnd poder.elegir ….. hummmm muy interesante tu post….ya me tienes.enganchada!

    y yo qsurfeé un rato buscando kanjis para tatuarme algo…. jaté lo.q.da.de.sí

    • Creativo en Japón

      Yo también lo comparto, la prostitución es un tema delicado, y parece ser, que la mayoría de las mujeres japonesas que la practican en Japón no lo hacen “obligadas”. Está claro que la yakuza suele estar detrás y desconozco las particularidades de este mundillo, pero me da la sensación. No soy de los de pagar por sexo ( nunca lo hecho) pero me parece bien que haya un mercado siempre que, como dices, se haga con respeto, gusto, higiene y por mutuo acuerdo.

      Me alegro de engancharte 🙂

      jajaja, así que vengo de un kanji 😄 díselo al gobierno japonés que no nos dejan tener kanji propio 😄

  7. Pingback: Los placeres del barrio rojo de Tobita |
  8. Sergio

    Hola.

    Me ha gustado mucho tu blog. Y, en relación con esta entrada, quisiera preguntarte algo. Yo vivo en París y, hace un par de días estuve hablando con un amigo de los estereotipos sexuales femeninos de varios países. Él me dijo que en Francia (y, al parecer, en gran parte de Europa) existe el pensamiento fuertemente arraigado de que las mujeres japonesas son excelentes amantes. Yo le dije que un par de meses atrás había leído en otro blog (el cual no he podido encontrar, lamentablemente) que la situación es opuesta. Él no creyó lo que yo le mencioné, porque mencionaba que si existía ese imaginario tan arraigado, desde hace tantos años (desde antes de los años 60’s), era por algo.
    Por lo anterior, quisiera saber de buena tinta qué tanto hay de mito y de realidad en esa afirmación: las japonesas son excelentes amantes.

    Muchas gracias.

    • Creativo en Japón

      Hola Sergio,

      gracias por tu comentario y por leer el blog, me alegro de que te haya gustado 🙂

      Es una pregunta difícil de responder, porque mi experiencia es limitada y no quiero caer en clichés y generalizar. Aún así te intento responder con mi opinión.

      Primero habría que definir que significa “buena amante”, si ser buen amante significa complacer a tu pareja, en ese sentido si que son buenas amantes porque, en general, son muy complacientes- hasta que tienen hijos porque en este punto el sexo prácticamente desaparece en muchas relaciones, pero eso es otra historia.

      Desde luego, por mi experiencia, la mujer japonesa es mucho menos explosiva que las mujeres españolas o latinas- por ejemplo- y más sosa si me apuras, pero menos egoista y complaciente. A un hombre que le guste las mujeres activas, dominadoras de la situación, seguramente no le parecería buenas amantes, si por el contrario, gusta de llevar el control y un sexo más “egoista”, en ese sentido sí que se lo parecería.

      Es un tema delicado, más aún en un país que sigue siendo bastante machista, pero, entendiendo que hay muchas excepciones y que no se puede meter a todas las mujeres en el mismo saco, ésta es mi opinión.

      No me parece extraño que en Francia u otros países se piense eso, ya que años atrás las mujeres japonesas eran todavía más complacientes, sumisas y “fáciles” que ahora debido a la presión social, machismo – este sí que era importante- que vivían.

      Un saludo

      • antonio

        Que viva el gravure!!!! :v jajajaj yo soy wotaaaaa de varios grupos Idols, pero tbm hay que hablar de las revistas gravure que hacen en Japón, ya que eh visto gravure hasta de niñas de 10 años, aunque la que mas me sorprendió fue la de Rin Koike cuando aun era una niña XDDDD. Yo pienso que los japos son bien perverts, al igual que yo xD creo que nací en el continente equivocado >_< quiero ir a Japón a conocer a Haruppi :3

  9. Pingback: Clichés y primeras impresiones |
  10. Pingback: ¿Buscas trabajo? Japón necesita actores porno | Miguel Santoro al aparato....

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s