El monstruo invitado: Gashadokuro

gashadokuro

Imagina que vas andando por el Japón rural, mochila a la espalda y té helado en la mano. El sol hace rato que descansa y reina el silencio. Sigues por un camino de tierra, con campos de arroz a los dos lados. Son más de las doce de la noche y has perdido el último tren. Muy cerca de ahí un agricultor ya anciano que te saluda tímida pero amablemente. De pronto, un zumbido seguido de un lejano “gachi-gachi“, crujido familiar pero que no sabes muy bien a que se debe. El anciano reacciona y echa a correr todo lo rápido que sus cansadas piernas le permiten. No es para menos, un esqueleto de unos 20 metros de alto te acaba de sobrepasar, y antes de que puedas decir “imperio astrohúngaro” agarra al señor con una mano, le arranca la cabeza con la otra y empieza a chupar como quien termina una gamba.

Si hay un monstruo temible en el país nipón, éste es el gashadokuro (o odokuro), algo así como “esqueleto hambriento” en la traducción. Precisamente eso le convierte en una amenaza real para cualquiera que se cruce en su camino, es 15 veces más alto que tú y se muere de hambre.

Curiosamente, el gashadokuro no se considera un youkai– literalmente “cosa rara de otro mundo” en el idioma japonés y cajón de sastre para todo tipo de monstruos y criaturas- sino como yurei– algo así como espíritu que se ha quedado atrapado en este mundo- más cercano a nuestro concepto de fantasma o espectro.

No obstante, tiene sentido, ya que el yurei en la cultura japonesa es una criatura atormentada, a menudo mujer, y en muchas ocasiones, vengativa.

"Souma no furudairi", de  Kuniyoshi Utagawa

“Souma no furudairi”, de Kuniyoshi Utagawa

Interpretación de Tatsuya Morino de como sería un gashakoduro moderno

Interpretación de Tatsuya Morino de como sería un gashadokuro moderno

En este caso, más que venganza lo que busca el gashadokuro es alimentarse. Ya no tiene estómago, ni ningún órgano, pero murió de inanición, posiblemente consecuencia de una guerra o hambruna en su región y desde que volvió del más allá, no piensa en otra cosa. De hecho, se dice que este monstruo es fruto de la unión de los huesos de cientos de fallecidos.

Mientras sorben la sangre humana y arrebatan la vida a sus víctimas, sacian por un momento todo el ansia de rencor y odio acumulados después del trauma que supuso morir en semejantes condiciones.

Se manifiestan siempre en ambiente rural- quizá porque estas zonas eran las más afectadas en tiempos de sequía- siempre de noche y atacando de la misma forma que muchos depredadores, esperando hasta que su presa esté sola y desprotegida. Como te comentaba antes su modus operandis recuerda mucho al protocolo que nos encontraríamos en cualquier marisquería de Cádiz. Sacar la cabeza del crustáceo, en este caso ser humano, y empezar a chupar hasta que salga todo el jugo.

Estatua de Gashadokuro en Tottori

Estatua de Gashadokuro en Tottori

Hay una pequeña posibilidad de sobrevivir si nos cruzamos con uno de estos gashadokuros. Si detectamos a tiempo el zumbido- posiblemente producido por la campanilla que lleva en una de sus manos- echamos a correr y nos escondemos en algún lugar donde no nos pueda alcanzar seguramente nos libraremos de él, aunque posiblemente tendremos que pasar la noche ahí- llevar algo de lectura y comida siempre viene bien.

Eso sí, no te confíes, recuerda que estos gigantes están hechos de la unión de diferentes huesos y es posible que pueda descomponerse en pequeñas piezas para poder acceder al hueco donde te escondas.

Tú igual tienes más suerte, pero, por desgracia, la gente como yo, que tenemos un pitido constante en los oídos somos incapaces de detectar este tipo de frecuencias y estamos condenados a una muerte lamentable.

Actualmente, Japón es un país de paz, libre de guerras y hambrunas por lo que es difícil encontrarse con uno de estos gourmets, aún así a mí no me verás caminar de noche por un pueblecito japonés, no vaya a ser que me encuentre con el gashadokuro, o lo que es peor, con la policía japonesa.

Pero eso es otra historia…

Fuentes consultadas:

http://www.japanpowered.com/

http://en.wikipedia.org/wiki/Gashadokuro

http://yokai.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Y%C5%ABrei

Yokkai Attack! de Hiroko Yoda y Matt Alt (libro)

Anuncios

  1. japangaijin

    Si ya con tus videos te me habías ganado el respeto, con estos posts tan chulos sobre seres fantásticos lo sobrepasa!
    Me encanta la mitología nipona, rica y abundante (sobretodo porque en cada región tienen sus bestias).
    Una pregunta, este enorme esqueleto solo se aparece en los campos de arroz de noche? Bien podría ser una advertencia para que los niños no fueran allí, lugar peligroso porque te puedes caer al agua y ahogarte porque está todo oscuro… no?

    • Creativo en Japón

      ¡Gracias por tus palabras Jordi! Me alegro de que te gusten tanto 😀 es uno de mis temas preferidos ^^

      Realmente, por lo que tengo entendido, se aparecen de noche y en las zonas rurales- ya sea en campos de arroz, en el monte o cualquier otro escenario. Supongo que en zonas que se verían más afectadas cuando se producía una guerra, o hambruna producida por ella o las malas cosechas. Lo que dices está muy bien apuntado, en otros posts que estoy preparando se ven muchos ejemplos de este tipo, Yôkai derivados de peligros de los que se quiere advertir.

      ¡Saludos!

  2. Xanday

    Joe, espero que lo próximo que cuentes tenga que ver con el cliffhanger que has dejado caer al final, 😄 que intriga!

    Pues me recuerda a los juegos de Castlevania o más reciente un poco a shingeki no kyojin.

    Pero vamos, lo de japón y las zonas rurales por la noche, si no es éste, es el sin cara, o es el de la cascada o…. anda que no hay. 😄

  3. Ernesto

    Buenísimo este post y todos los demás,te sigo desde hace mucho y me encanta tu blog,espero algún día hacer como tú e irme a vivir a Japón.Tienes mucha suerte jeje. Recomiendo este blog a todos mis amigos a los que les gusta Japón aunque es recomendable a cualquier persona,enhorabuena y sigue así!
    Una cosa,llámame loco,si me equivoco,pero ¿los Gashadokuro de la 1ª y la 2ª imagen no son exactamente iguales?

    • Creativo en Japón

      Muchas gracias Ernesto, me alegro de que te encante el blog ^^

      Jeje, no te equivocas, la primera ilustración es obra del gran Shigeru Mizuki- autor de Ge Ge Ge no Kitaro y un montón de enciclopedias y libros sobre monstruos- y es una re-interpretación del Gashadokuro clásico visto en la pintura número 2. En muchos casos, este autor, cogía pinturas o representaciones clásicas y le daba su toque personal.

  4. Maruja

    Muy buena narrativa. Yo pienso también como Japangaijin, creo que es una historia para asuntar a los niños y no anduviesen por ahí después de hacerse de noche y se portaran bien, como en España lo de que viene el coco. Desde luego si hay una cultura amante de los cuentos de monstruos, esa es la japonesa, que cantidad de monstruos por favor. Esta noche no salir a tomar el fresco, pobres novietes.

    • Creativo en Japón

      ¡Gracias Maruja! Yo creo que es una combinación de advertencias y variables condicionadas por la religión shintoista. En este caso no te sabría decir muy bien cuales son todos los elementos que intervienen, pero desde luego lo que comenta Japangaijin está ahí.

  5. Salva

    Veo que tenemos a un fan de Berlanga por aquí 😛

    Entrada muy divertida, no conocía a este ser aunque me parece muy curioso (sobretodo el hecho de que ataque a personas solas cuando mide 20m y podría merendarse a un pueblecito pequeño)
    PD: ¿Algún altercado con las fuerzas de la ley nipona? 😛

    • Creativo en Japón

      Jeje, siempre me hizo mucha gracia ese toque distintivo de Berlanga 😉

      ¡Exacto! El folklore japonés está lleno de incongruencias como ésta, y eso- entre otras muchas cosas- lo hace tan interesante…

      Personalmente no he tenido ningún problema con la policía japonesa, pero si eres extranjero en Japón tienes que tener cuidadito, porque la ley es diferente para ti- dejo ahí otro cliffhanger 😉 Además verlos en acción, cuando hacen un despliegue policial por cualquier chorrada es tan surrealista, que sin duda merece unas líneas.

      ¡Saludos!

  6. David TS

    Muy buen artículo. Nunca volverá a ser lo mismo escuchar ese pitido en los oídos.
    Qué miedo lo de que se descomponga en trozos pequeños para alcanzarte cuando te has escondido.
    Sobre la policía japonesa ya me contaste algo, pero espero con ganas un artículo donde te extiendas y comentes varias anécdotas.
    Un abrazo.

    • Creativo en Japón

      Gracias David 🙂

      Tengo ya escritos unos cuantos posts sobre monstruos para ir publicando poco a poco, te gustarán 😉

      Sí, tío, un día de estos publicaré cositas sobre lo que supone ser “gaijin”- extranjero en Japón y movidas con la policía…

      Un abrazo

  7. Mr.Karate

    Saludos desde Venezuela!…
    Hace poco que descubrí tu blog y lo visito cada vez que puedo, gran blog amigo…
    Pasé a comentar, porque curiosamente aquí en Venezuela hay una leyenda un poco parecida a la que comentas. Aquí es un espíritu maldito llamado “el Silbón”, el cual algunos describen como un ser semiesquelético que acecha en las amplios llanos venezolanos (zonas similares a las llanuras americanas o las pampas argentinas).
    No es tan grande como el japonés, sino de estatura normal o el doble, pero acecha de igual manera a incautos solitarios para alimentarse de ellos (con predilección a los borrachos y mujeriegos), aunque su historia es un poco mas macabra que la de su contraparte japonesa (asesina y se come a su padre, por lo que es condenado a vagar por los llanos cargando a sus espaldas un costal con los huesos de su padre).
    Y el único aviso que tiene la persona que se cruce con él es su particular silbido:

    el cual, si oyes fuerte, significa que está lejos de ti… pero si lo oyes lejano es que está justo detrás tuyo a punto de atacar…
    Cuentos curiosos de las zonas agricultoras, muy apropiadas para estas fechas…

    Saludos!

    • Creativo en Japón

      Muchas gracias por seguir el blog, me alegro de que te guste ^^

      Y también muchas gracias por compartir esta leyenda, la desconocía totalmente y me parece muy interesante, tanto el paralelismo con el gashadokuro como sus variaciones macabras. Seguro que a más de un lector del blog se alegra de descubrirlo 😉

      ¡Un saludo!

  8. Pingback: El monstruo invitado: Betobeto-san |
  9. Marc Mateo Diaz

    Lo unico bueno de este fantasma es que como mínimo, la manera que tendrias de morir es instantanea 🙂 Todo y que como buen jugador de rol de D&D por intentar un expulsar muertos vivientes se lo llevaria seguro 🙂
    Muy interesante la historia de este fantasma 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s