Categoría: Mitos y leyendas japonesas

10 mangas de terror japoneses

Uzumaki

Una vez más vuelvo con una de estas listas que tanto me gustan. En esta ocasión le llega el turno a los cómics, más concretamente a los cómics japoneses de terror. En adelante mangas aunque no soy muy partidario de castellanizar esta palabra ya que en nuestro idioma tenemos al menos tres acepciones que significan lo mismo: tebeo, historieta y cómic- otro término castellanizado, en este caso del inglés.

No es una clasificación de los mejores mangas de terror, ni de los más innovadores, ni de nada parecido. Simplemente es una lista que incluye una serie de títulos que he leído, que me gustan y que recomiendo a los amantes de este género. De la misma forma que dije en mi lista de películas japonesas favoritas o de cine de animación japonés, si no pongo otros mangas es o bien porque no los conozco -y por lo tanto no los he leído – o porque no me gustan lo suficiente para incluirlos aquí.

Ahí va mi lista personal.

Sigue leyendo

Anuncios

Invocando a los espíritus

Hokusai Sarayashiki

Mañana mismo empiezan las celebraciones propias del Obon, el equivalente al Día de Todos los Santos japonés. Y al igual que la fiesta cristiana o el Halloween de tradición celta, en el Obon se honra la memoria de los fallecidos en días muy familiares. No es por tanto casualidad que los meses de verano en este país se asocien siempre con los espíritus o fantasmas- yurei– o con los monstruos – yokai. De hecho, es tradición contar historias de terror en esta época del año, y popularmente se dice que los escalofríos son una buena herramienta para combatir las altas temperaturas de la dura estación estival. Uno de los juegos o actos sociales asociados a lo paranormal con más tradición es el Hyaku monogatari kaidankai, algo que vendría a ser como “la reunión de las cien historias de terror”. Sigue leyendo

El monstruo invitado: Kara-kasa

karakasa

Imagina que estás en Tokio, Kioto o cualquier otra ciudad japonesa de vacaciones. De repente se pone a llover a cántaros. No lo habías previsto y has salido del hotel sin ningún tipo de protección. Te empiezas a preocupar porque llevas contigo la cámara y también sufres por tus recientes compras que llevas en una bolsa de papel. Delante de ti una konbini, un 7 Eleven y en su puerta un paragüero con un montón de paraguas. Te fijas en uno de ellos, viejo, parece de otra época. No es el típico paraguas de plástico transparente de 300 yenes. Tiene un par de agujeros pero cumplirá su función y te servirá para llegar al hotel en una carrera. Piensas, ¿quién va a echar de menos esta antigualla?

Por el camino, casas de madera, dos gatos negros y una sandía hecha pedazos en el suelo.

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Shirime

Shirime

Cuenta una leyenda que iba un samurai deambulando por las oscuras calles de Kyoto, cuando un hombre vestido con kimono se cruzó en su camino.

Discúlpeme, le importaría dedicarme un minuto de su tiempo

El samurai – que todavía no era consciente de que años más tarde Greenpeace y otras ONG asaltarían a miles de caminantes por todo el mundo- llevó su mano derecha a su katana, todavía enfundada y contestó con otra pregunta:

¿Qué quieres?

Aquel hombre, sin mediar una palabra, se despojó de su kimono con un solo movimiento, se dio la vuelta y girando su torso como quien reza a la Meca le ofreció una visión muy poco agradable. De su culo, emergió un enigmático ojo, enorme. Abrió su párpado y de él nació una intensa luz.

El samurai, presa del horror, lanzó un grito y dijo aquello de pies, para que os quiero…

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Umibōzu

umibozu

En un país compuesto por casi 7000 islas – entendiendo isla como superficie de tierra con más de 100 metros cuadrados- es lógico que los mitos y leyendas relacionados con el mar cobren especial importancia.  Japón no es una excepción, ni mucho menos, océanos y mares de todo el planeta han maravillado y aterrorizado a diferentes culturas a lo largo de la historia de la humanidad.

Quizás, una de las figuras más curiosas e impactantes – si tienes la mala fortuna de encontrarte con una de ellas- es el umibōzu.

Los monjes del mar, si traducimos del japonés de forma literal, no tienen mucho que ver con los religiosos, más que con el aspecto de sus cabezas redondeadas que recuerdan a la cabeza afeitada de un monje budista.

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Akaname

Akaname de Matt Meyer

Los japoneses tienen fama de ser muy limpios, y esto no ocurre por casualidad.

Si hay una parte de la casa japonesa que se limpia a conciencia, ésta es el cuarto de baño- en general- y la bañera- en particular. No en vano, existe una criatura, un yôkai, que lleva siglos acechando las viviendas de aquellos insensatos que no prestan la suficiente dedicación a algo tan importante como el aseo y la limpieza.

Aunque es probable que la tradición arranque de mucho antes, es en 1776 cuando el Akaname entra con fuerza. Y lo hace gracias a la publicación de uno de los libros más importantes en cuanto a yôkai se refiere, el Gazu Hyakki Yagyô o lo que es lo mismo, El desfile nocturno ilustrado de los cien demonios.

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Onibaba

Onibaba blog

La conocida historia de los hermanos Grimm, Hansel y Gretel, perfectamente hubiera tenido cabida en el Japón medieval. En el conocido- y terrorífico cuento- dos hermanos eran abandonados por sus padres en el bosque, ya que estos últimos, desesperados, habían determinado que eran incapaces de seguir alimentando cuatro bocas en una época tan terrible. Hansel, que escuchó la conversación de sus padres trazó un plan para poder volver a casa dejando caer una serie de piedras. Funcionó la primera vez, pero no la segunda, ya que, incapaz de conseguir las piedras, utilizó migas de pan que fueron devoradas por los pájaros. Perdidos en el bosque, los hermanos se encuentran con una casa hecha de pan de jengibre y otros dulces, dentro les esperaba una bruja con una única obsesión, comérselos.

Trasladar historia al país nipón, haciendo un ejercicio de localización, cambiando los nombres y paisajes, no sería para nada difícil, ya que las circunstancias de tantas familias de campesinos eran igual de precarias. Seguramente, en lugar de encontrarse con una bruja estilo europeo- que les pregunten a los alemanes cuantas a cuántas quemaron o ahogaron- se encontrarían con una un poco diferente, la onibaba, y ¡ay amigos!, dudo mucho que la parejita hubiera tenido tanta suerte…

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Betobeto-san

Mizuki Shigeru Betobetosan

¿Alguna vez has tenido en Japón la sensación de que alguien te seguía? ¿Has escuchado el ruido del traqueteo de unas sandalias muy cerca de ti? Tanto si te ha ocurrido como si no, tanto si has visitado este país o planeas hacerlo, no tienes porque preocuparte. Seguramente será Betobeto-san.

Tienes tres opciones: Uno, hacer como si nada- cosa difícil porque Betobeto-san es el típico amigo que cuando bebe dos copas de más te escupe en el cuello – es decir, que disfruta de las distancias cortas- dos, invitarle a caminar a tu lado evitando esa molesta sensación pero exponiéndote a un destino incierto, o tres, decirle educadamente algo así como “por favor, Betobeto-san, pase usted primero”- “Betobeto-san, Osakini Okoshi”.

Sigue leyendo

El monstruo invitado: Gashadokuro

gashadokuro

Imagina que vas andando por el Japón rural, mochila a la espalda y té helado en la mano. El sol hace rato que descansa y reina el silencio. Sigues por un camino de tierra, con campos de arroz a los dos lados. Son más de las doce de la noche y has perdido el último tren. Muy cerca de ahí un agricultor ya anciano que te saluda tímida pero amablemente. De pronto, un zumbido seguido de un lejano “gachi-gachi“, crujido familiar pero que no sabes muy bien a que se debe. El anciano reacciona y echa a correr todo lo rápido que sus cansadas piernas le permiten. No es para menos, un esqueleto de unos 20 metros de alto te acaba de sobrepasar, y antes de que puedas decir “imperio astrohúngaro” agarra al señor con una mano, le arranca la cabeza con la otra y empieza a chupar como quien termina una gamba.

Si hay un monstruo temible en el país nipón, éste es el gashadokuro (o odokuro), algo así como “esqueleto hambriento” en la traducción. Precisamente eso le convierte en una amenaza real para cualquiera que se cruce en su camino, es 15 veces más alto que tú y se muere de hambre.
Sigue leyendo

El monstruo invitado: el Tanuki

Tanuki, Shigeru Mizuki

Aunque su aspecto recuerda al del mapache, y frecuentemente se le confunde como tal, el tanukiNyctereutes Procyonoides– es de la familia de los perros- canidae. De hecho, es la especie de cánido más arcaica que ha sido capaz de sobrevivir hasta la fecha.

Son originarios de China y Japón pero, desde hace medio siglo se pueden encontrar ejemplares en las regiones occidentales de la antigua Unión Soviética y este de Europa debido al lamentable negocio de las pieles.

El tanuki, guarda mucha relación con otro de los personajes clave del folklore japonés, el zorro- kitsune– sin embargo, en líneas generales, tradicionalmente se le ha considerado de forma mucho más positiva que el anterior.

Sigue leyendo

El monstruo invitado: el Kappa

Kappa

Si hay una criatura del folklore japonés que me produce verdadera fascinación, ésta es el kappa.

Este curioso ser, no es una excepción, ni mucho menos. A lo largo de la historia de la humanidad, son muchas las criaturas marinas que han aterrorizado a las diferentes sociedades, y han servido de “coco” para advertir a los niños del peligro que supone rondar lagos o estanques profundos.

Si nos acercamos a la mitología del norte de Europa, en general, y a la nórdica en particular, nos encontraremos con los Näkki, seres que en algunas ocasiones adoptan la forma de sapo o lagarto, en otras la de hombre o mujer pez, y se divierte arrastrando a los niños que contemplan su reflejo, hacia las profundidades.

Sigue leyendo

La roca que abrió el cielo

Yoshitsune Iwa

Dice la leyenda que Yoshitsune Minamoto, uno de los más celebres y temibles guerreros samurai de la historia del Japón, huía hacia Oshu cuando empezó a llover violentemente. No iba solo, le acompañaba su fiel vasallo Benkei, con el que compartía una férrea y apasionada amistad. Lo cierto es que esto no fue siempre así.

Años atrás, durante las guerras Genpei, Minamoto se tropezó con un extraño monje sôhei. Alto, fuerte y sorprendentemente rudo para un hombre de su condición.

Seguramente, el valiente samurai nunca hubiera perdido un minuto en semejante espectáculo, tenía en su cabeza cientos de preocupaciones y no necesitaba una más, pero el destino quiso que estos dos hombres cruzaran más que palabras.

La multitud se amontonaba en las cercanías del puente Gojo en Kyoto viendo, atónitos, como aquel monje desafiaba a todo aquel que se atreviese a cruzar el punte. Nadie sabía con certeza cuando había comenzado tal campaña pero de lo que no había ninguna duda era que junto a él descansaban 999 espadas, una por cada oponente que había batido en duelo.

Sigue leyendo