Etiquetado: fantasmas japonesas

El monstruo invitado: Betobeto-san

Mizuki Shigeru Betobetosan

¿Alguna vez has tenido en Japón la sensación de que alguien te seguía? ¿Has escuchado el ruido del traqueteo de unas sandalias muy cerca de ti? Tanto si te ha ocurrido como si no, tanto si has visitado este país o planeas hacerlo, no tienes porque preocuparte. Seguramente será Betobeto-san.

Tienes tres opciones: Uno, hacer como si nada- cosa difícil porque Betobeto-san es el típico amigo que cuando bebe dos copas de más te escupe en el cuello – es decir, que disfruta de las distancias cortas- dos, invitarle a caminar a tu lado evitando esa molesta sensación pero exponiéndote a un destino incierto, o tres, decirle educadamente algo así como “por favor, Betobeto-san, pase usted primero”- “Betobeto-san, Osakini Okoshi”.

Sigue leyendo

Anuncios

Hanako-san y otras leyendas urbanas japonesas vol.1

La leyenda urbana o leyenda contemporánea,  es una forma de folclore moderno que puede ser creída o no por la gente que la cuenta. Su efecto es demoledor porque una vez el mecanismo se pone en movimiento el boca a boca se extiende como la pólvora. Parte de su poder se lo da el hecho de que siempre, una parte del relato tiene fragmentos de realidad que hacen verosímil la historia que se cuenta. Tan fuerte es la reacción que produce en nuestro cerebro que incluso modifica la percepción de la realidad y de los recuerdos. ¿Acaso no eres capaz de recordar esa escena con Ricky Martin, el perro y la mermelada que nunca viste?

Estas leyendas urbanas tienen mucho que ver con la psique humana ya que, independientemente del país o continente, las leyendas se repiten con pequeñas modificaciones que tienen mucho que ver la cultura propia.

Muchas de las leyendas urbanas “se fabrican” en las universidades. De hecho en mi facultad (Comunicación y Ciencias Sociales) hicimos un pequeño experimento que no tuvo éxito, imagino que por la falta de compromiso de algunos estudiantes que no se terminaban de creer que algo así pudiera ser extendido. El objetivo era colocar una leyenda urbana en un medio de comunicación (algo no demasiado difícil ya que no siempre se contrasta la información), y para conseguirlo debíamos contar la historia a amigos y familiares ( sin desvelar el secreto) que a su vez harían lo mismo. Me da la sensación que hoy en día, con el poder del twitter hubiera sido mucho más fácil. Surgieron varias ideas, una era que habían aparecido koalas en las Islas Canarias y el otro era que se había descubierto que no-recuerdo-cual-verdura provocaba erecciones. En fin…

Sigue leyendo