¿Qué pasa en Okinawa?

A raíz de la noticia que he leído esta mañana en El Mundo ( la mañana del miércoles), un nuevo caso de violación de una mujer a manos de dos soldados norteamericanos, me animo a intentar explicaros como está la situación en Okinawa.

Un poquito de historia

Como todos sabéis Japón fue uno de los perdedores de la Segunda Guerra Mundial, y uno de los precios que tuvo que pagar fue la ocupación por las fuerzas aliadas ( lideradadas por los Estados Unidos). Era la primera vez en la historia del país era ocupado por una fuerza extranjera desde su unificación.

El proceso duró desde septiembre de 1945, con la rendición del imperio japonés hasta la primavera de 1952, tras la implantación del Tratado de paz de San Francisco.

Durante el verano del 45, poco antes de que culminara el Proyecto Manhattan con el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki, los principales líderes políticos de las tropas aliadas se reunieron en Potsdam, para discutir cual debería ser el futuro de los países del eje. El emperador japonés, tras asumir la rendición del país, aceptaría firmar las declaraciones que allí se registraron. Términos como “la eliminación de la autoridad e influencia de aquellos que han engañado al pueblo de Japón y lo han llevado a intentar conquistar el mundo”, “la ocupación de puntos del territorio japonés designados por los aliados” o “las fuerzas armadas japonesas serán desarmadas completamente”, matizando que “no pretendemos esclavizar a los japoneses como raza o destruidos como nación” y que ” se permitirá a Japón mantener industrias que sostengan su economía y le permitan el pago, sólo en especias de sus reparaciones”.

Posguerra. Familia racionando la comida

Por otra parte, la declaración también sostenía que “las fuerzas aliadas ocupantes se retirarán de Japón en cuanto se hayan completado estos objetivos y establecido, según la voluntad del pueblo japonés, un gobierno responsable e inclinado hacia la paz”.

Discutir ahora la ocupación norteamericana, en mi opinión, sería un error, ya que resultaría muy difícil entender este país como lo conocemos hoy día sin el “toque” yankee que recibió durante aquellos años. Un ministro de Relaciones Exteriores japonés comentaba en una conversación que había mantenido con un amigo en el año 45, unas palabras que pasarían a la historia por su precisión: “un ejercito uniformado no es el único ejercito posible. La tecnología científica y el espíritu de lucha en traje de negocios serán nuestro ejercito subterráneo. Esta guerra entre EE.UU y Japón, puede considerarse como la derrota del traje caqui frente al traje de negocios.

La cara B de la ocupación

Todo lo que se relata en los Tratados de paz y conferencias es necesario y tiene muy buena voluntad, pero una guerra es una guerra, y como siempre, en las situaciones extremas, el ser humano muestra su verdadero rostro.

Sólo en los primeros diez días de la ocupación norteamericana se cometieron más de mil violaciones de mujeres únicamente en la prefectura de Kanagawa (1336 casos que fueron reportados). Es verdad que siempre, cuando un país es ocupado, la leyenda negra crece como la espuma. Historias de soldados que cometen barbaridades innombrables e inhumanas. Algunas son verdaderas, otras no se han podido demostrar.

Tal fue la problemática con las violaciones a las mujeres japonesas que, con la aceptación de las autoridades ocupantes, se organizó un sistema de burdeles para contener las ansias de las más de 300.000 tropas. La estrategia consistía en “crear una barrera de contención para proteger a las mujeres y muchachas normales, por medio del trabajo de mujeres experimentadas”. Así nació el proyecto de las “Mujeres del Nuevo Japón”.

Un oficial perteneciente a la división de Salud Pública y Bienestar escribió acerca de la prostituta japonesa ” la muchacha es presionada para trabajar, debido a los apuros financieros de sus padres, y sacrificarse para ayudar a su familia” a lo que añadió “sin embargo, nuestros informantes creen que, la práctica de esclavizar a niñas todavía existe” termina este lamentable discurso añadiendo que “las peores víctimas fueron las mujeres que, sin experiencia previa, respondieron a los anuncios que reclamaban a las Mujeres del Nuevo Japón”. Escalofriante.

Okinawa

EE.UU mantuvo el control sobre el archipielago de Okinawa hasta 1972, veinte años más tarde sobre lo previsto, fecha que fue devuelto a las autoridades japonesas.

A día de hoy, este territorio alberga el 74% de las bases militares terrestres que EE.UU tiene en el país nipón ( hablamos de más de 20.000 soldados).

La tensión en Okinawa es más que evidente.

Manifestantes en las proximidades de una base norteamericana

Las manifestaciones ante la “ocupación” norteamericana en el archipiélago se producen periódicamente. La población no olvida los numerosos incidentes que tienen como protagonistas a las tropas americanas. No en vano, en los últimos doce años más de un centenar de soldados fueron procesados por “supuestas” violaciones a mujeres locales. Digo supuestas porque en algunos casos puede que fueran tocamientos, pequeños abusos o cosas mucho más serias.

Me acuerdo del caso de la violación de una niña de 14 años en 2008 a manos del sargento Tyron Hadnott, que negó los cargos pese admitir que forzó a la niña para besarla, y por supuesto del caso más sonado en la isla, cuando tres soldados norteamericanos secuestraron y violaron a una niña de tan solo 12 años de edad.

Este nuevo caso de ayer, 16 de octubre de 2012, ha vuelto a encendar la mecha y las iras de la población. Dos militares de 23 años fueron detenidos bajo la acusación de violar a una mujer japonesa.

Manifestación multitudinaria en Okinawa

Resultan especialmente llamativas las palabras de Suzuyo Takasato, de Mujeres de Okinawa contra la Violencia Militar:

“Okinawa es un lugar en el que las fuerzas armadas han aprendido a hacer daño y matar, durante más de 60 años, a muy corta distancia de la población local. Esta situación alimenta una violencia estructural, es decir, que va más allá de los delitos perpetrados por determinados soldados.

Cuando tres soldados estadounidenses violaron a una niña de 12 años en septiembre de 1995, un caso tristemente conocido, la conmoción fue tal que la sociedad no pudo permanecer en silencio. Pero en Okinawa hay también una larga historia de violencia y hostigamientos a raíz de la presencia de las bases. Durante la posguerra, incluso después de la Batalla de Okinawa y durante la Guerra de Corea, todo Okinawa se convirtió en un territorio sin ley. Los soldados estadounidenses violaban a las mujeres, amenazándolas a punta de pistola, en los campos y en las calles, e incluso secuestrándolas delante de sus familias. De ahí surgieron muchos embarazos no deseados; todas las mujeres de Okinawa eran posibles víctimas de la violencia sexual, independientemente de su edad. Se dio, por ejemplo, un caso con un bebé de nueve meses en 1949 y con una niña de seis años, violada y asesinada, en 1955.

Durante la Guerra de Vietnam, la terrible violencia practicada por los soldados estadounidenses, que actuaban en un estado psicológico extremadamente inestable y frenético, se dirigió también hacia la mujeres que vivían en las zonas cercanas a las bases. En aquella época, morían entre dos y cuatro personas estranguladas cada año, y muchas mujeres vivían con temor ante este posible destino.

Okinawa volvió a estar bajo administración japonesa en 1972, pero la violencia no se detuvo e incluso se hizo más crónica. Hubo una serie de violaciones e intentos de violación, así como abusos sexuales en lugares públicos e incluso un caso en que se allanó un domicilio privado. Entre las víctimas, había una niña de 10 años y otra de 14.”

No sé como terminará todo esto, pero me da la sensación que los delitos no se condenan igual dependiendo del color de tu pasaporte.

Esto sí que es bienvenido…

¿Qué pensáis de todo esto? ¿Cómo debería actuar el país?

Espero que os haya resultado interesante. Nos leemos ¡Mata ne!

Fuentes:

Digitales: Wikipedia,El Mundo, El País, La Tercera, Milenio, Star and Stripes
Escritas: Japan, de Colcutt, Jansen y Kumakura

Anuncios

  1. japangaijin

    A mi me hace gracia el doble uso de la prostitución durante la ocupación americana del Japón durante la posguerra. Por una parte, ellos prohiben por decreto en el territorio, pero por otra parte crean burdeles para las tropas…

  2. Pingback: Un creativo espanol en Japon – THE JAPAN BLOG DIRECTORY
  3. artista

    Muy interesante tu blog, David, me he convertido en fan acérrimo y estoy leyendo todas tus entradas.
    En cuanto al artículo, quería preguntar si es de alguna forma factible por parte de Japón romper unilateralmente el acuerdo de “ocupación militar” americana. ¿Crees que las razones por las que no se lleva a cabo pueden ser los intereses económicos o con el fin de no enturbiar las relaciones entre estas dos potencias por algunos hechos aislados (en los últimos tiempos, afortunadamente)?

    • Creativo en Japón

      Muchas gracias, me alegro de que te esté gustando 😉

      Pues la verdad es que no lo sé, hay tantos asuntos de política exterior que no salen a la luz… Desconozco si el acuerdo que llegaron al final de la segunda guerra mundial tenía fecha de caducidad o era “ad eternum”. No sé si será por este tema o como dices por no enturbiar las relaciones. Ya sabes que en Japón los cambios se producen lentamente y son muy poco dados a cambiar las cosas… Saludos

  4. JMUC100

    comprendo que el pais nipon se equivoco con querer conquistar el world y estar al lado de hitler, pero ya pasaron mas de 60 años el tiempo cura las heridas, ahora los americanos dejen a ese país en paz, ya es hora de dejarlos ser independientes, A MI EN LO PERSONAL NO ME GUSTARIA QUE OTROS MILITARES QUE NOSEAN DE MI PAIS ESTEN ABUSANDO A MIS COMPATRIOTAS Y MUCHO MENOS ABUSEN A LAS MUJERES Y NIÑAS. HE DICHOOOOO

  5. Alex

    A quien le va a gustar que un extraño llegué a su casa y abuse de esposa, hija o nieta o incluso de la vecina??? a nadie, el Gobierno japonés debe de hacer algo sin temor a los EE.UU.

  6. edelamancha

    El tema de la presencia de los tropas gringas en Okinawa es bastante complejo. Por un lado, Japón “les paga la estadía”, así que para los norteamericanos es más barato tener tropas allá que en su propio territorio. Por otro lado, Japón se ahorra el tener que incrementar sus fuerzas armadas (y acaso revivir la amenaza militarista).
    Claro, sería un pelín más justo si en Okinawa no se concentraran el 75% de las bases gringas en Japón, siendo Okinawa sólo el 0.6% del territorio total del país.
    David, si el tema te causa curiosidad puedes echarle un vistazo a esta web que vi por ahí: http://ryukyuperu.blogspot.com/2014/06/resistant-islands-okinawa-confronts.html

  7. misue

    Hola! Me podrías decir el nombre del fotógrafo de la imagen de la familia en la posguerra? estoy buscando imágenes de esa época y no encuentro casi nada!! gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s